Evita la anomia o la debilidad de no recordar a tiempo

anomia

“¿Cuál es el nombre de ese actor? Lo tengo en la punta de la lengua”

Sabes cual es esa sensación cuando no puedes traer la información directamente desde tu cerebro a tu boca; como que si se perdiera en el camino. Este fallo tan común ocurre en la última parte del proceso de memorización, el “recordar” agilmente. Recuerda que para que tu cerebro recuerde algo, debe aprenderlo y retenerlo para luego recordarlo. Es en esta última etapa donde sucede la Anomia o el fenómeno de “lo tengo que en la punta de la lengua”.

Para evitarlo, en MemorIQ te recomendamos crear ciertas señales o ganchos de memoria que te permita “recordar con atajos” cuando el proceso natural de recordar falla. Es decir, crear pensamiento asociados a lo que memorizaste. Por ejemplo, si te presentan a una persona nueva en el trabajo y su nombre es Jenny Valbuena, puedes asociar su nombre al de una cantante o actriz, o usar algún rasgo físico de ella para recordarla después. Algo así como: “Jenny la nueva compañera que se parece a Lupita mi compañera de clases o María la actriz”.

Esta es una efectiva manera de evitar incómodas situaciones de olvido momentáneo, las cuales crean frustraciones sobre nuestra capacidad de poder confiar en nuestra memoria y funciones cognitivas.

 

¿Cómo podemos evitar la anomia?

La manera natural es recordar lo más que puedas. Esto implica no utilizar tanto lo que tienes anotado en tu agenda o guardado en tus dispositivos móviles. Imagina que la memoria es como tocar guitarra. Si dejas de practicar, la ejecución no será la deseada pero, por suerte, esto es algo reversible. Trata de recordar números telefónicos al llamar, al ver una película refresca el nombre de los personajes y, ya que estamos en esto, recuerda también el nombre de los actores. ¿Cual es la fecha de cumpleaños de tus amistades y familia? ¿Qué comiste ayer al almuerzo o de qué trataba la última noticia que leíste en la prensa? Todo esto son ejercicios para fortalecer la memoria que posee, pero ¿qué tal si no sólo la fortaleces sino que la incrementas para recordar todo lo que necesites sin apenas esfuerzo?

El desarrollo de las capacidades cognitivas como memoria, capacidad de atención y de concentración, agilidad mental, velocidad de lectura y comprensión lectora, es algo que puedes lograr con practicar tan sólo 15 minutos diarios, en el horario que desees y en la comodidad de tu hogar, en el trabajo, cuando estés viajando e, incluso, de vacaciones. Descubre cómo lograrlo contactándonos por nuestra línea gratuita 01 8000 413 552 donde serás atendido por uno de nuestros asesores. También puedes visitar nuestra web www.memoriq.com, conversar por nuestro chat o escribir a  nuestro correo info@memoriq.com, Recuerda seguirnos por nuestras redes sociales para que disfrutes de interesantes retos mentales, te informes de los últimos acontecimientos sobre el desarrollo de la inteligencia y participes en interesantes sorteo.

 

MemorIQ, Piensa Diferente, Piensa Inteligente.