Consejos para enseñar la responsabilidad a tus hijos

enseñar la responsabilidad

Si bien los conocimientos básicos sobre el estudio y el cómo funciona nuestra sociedad es enseñado en los institutos de educación pre-escolar y en colegios, nosotros, como padres, sabemos que lo más importante es lo que se aprende en casa, el verdadero lugar donde los niños aprenden los valores que nos definen como personas respetuosas y responsables, y que tendrá el mayor impacto en el desenvolvimiento en la vida de cada uno de ellos.

Tomando esto en consideración, en MemorIQ decidimos hacer un recuento de los mejores consejos para enseñar el valor de la responsabilidad a nuestros hijos, y que no es más que hacerlos conscientes de sus actos, de las consecuencias que dichos actos acarrean para ellos y para quienes les rodean, y la madurez para asumir tales consecuencias.

No debemos olvidar que la responsabilidad es un valor que será puesto a prueba a lo largo de su vida estudiantil y profesional. Y mientras nuestros hijos sean fieles a este valor, podemos decir orgullosamente que nuestra educación en casa ha sido exitosa.

Consejos para mejorar la responsabilidad en tu hijo

  1. Enséñales con el ejemplo. Recuerda que para tus hijos tú eres su héroe e imitan lo que haces. Desde pequeños debes demostrarle que tú eres una persona responsable, que sabes cómo medir tus opiniones y reacciones ante diferentes tipo de hechos, y que valoras el respeto a los demás.

 

  1. Fomenta su independencia. Este puede ser un consejo dificil para algunos padres, pues siempre pensamos que los niños nos necesitan en todo momento. Sin embargo, ellos pueden realizar actividades por sí solos y es bueno respetar esa cualidad evitando, por supuesto, los excesos. Respeta aquellas actividades que quiera hacer por él mismo, como lavar el auto, ayudar a recoger la mesa o cuando llega el momento de que quieran ayudar en la cocina. Estas tipo de acciones ayudan a favorecer la responsabilidad..

 

  1. Enséñales a ser críticos. Es una gran cualidad fomentarles desde pequeños el hábito de cuestionar todo. Pregúntales y toma en cuenta sus respuestas ante cualquier situación. Demuestra que sus palabras y opiniones son valoradas en el hogar y que su opinión es tan importante cómo la de un adulto. Edúcalos a dar opiniones claras y precisas, que no denigren a nadie sino que generen una reacción positiva.

 

  1. Establece normas. Es importante que tus hijos sepan cuáles son las normas que rigen la casa. Hay que explicarles el porqué de las reglas. Al desarrollar su necesidad de entender el porqué de ellas, les será fáciles cumplirlas. Si desde pequeño entiende que hay ciertos límites de comportamiento les será fácil entender cómo se rige una escuela, una empresa, la ciudad, o el país.

 

  1. Ofréceles tareas. Desde pequeños, dales a tus hijos tareas que sean sólo de ellos, que demuestren que tienen su cuota de responsabilidad en la casa y que es importante que se cumpla para su funcionamiento.Puede ser regar las plantas, lavar el auto o incluso, recoger y lavar los platos de la mesa. Hazle ver que confían en ellos para la realización de dichas tareas por cumplir y que él tiene un rol protagonista en la dinámica del hogar.

 

  1. Motivalos a tomar sus propias decisiones. Este es un gran consejo. Es importante que ellos tomen sus propias decisiones así sea en cosas pequeñas. Esto les permitirán apreciar las consecuencias positivas de sus decisiones. Y en el caso de que sean negativas, enséñales en qué se equivocó y cómo puede evitarlo. Es importante que los niños observen que cada acción o decisión tiene una consecuencia, y que él debe ser lo bastante serio cómo para saber que tales consecuencias fueron producto de una acción hecha por él, sea positiva o negativa.

Desde el punto de vista de los padres, hay que ser bastante flexible a la hora de enseñar este valor. Si somos muy tajantes o rigurosos, podemos crear el efecto contrario en nuestros hijos. Sabemos que a veces ellos hacen lo contrario de lo que le decimos. La comunicación es clave en toda nuestra educación y si somos lo bastante sinceros y honestos en nuestro hogar lo más probable es que estos sean los valores que nuestros hijos aprendan, lo que los convertirán en personas orgullosas de sí mismas y útiles a la sociedad.