Evita malos ratos y sigue estos tips para recordar las contraseñas

recordar contraseñas

¿Quién no ha pasado por el mal rato de olvidar una contraseña? En MemorIQ sabemos que incluso el hombre más inteligente se ha visto frustrado al caer en esas lagunas mentales en las que a veces nos ahogamos, más aún cuando se trata de la clave de acceso, bien sea a su teléfono o, peor aún, a las operaciones bancarias, algo evidentemente preocupante ya que, en promedio requerimos recordar un mínimo de 5 contraseñas.

Y sabemos que, por seguridad, es preferible claves largas y difíciles puesto que son más difíciles de descifrar y, por lo tanto, son menores las probabilidades de sufrir de una mala experiencia. En esta ocasión en MemorIQ vamos a obsequiarte varios tips para recordar tu contraseña. De esta manera aprenderás desde crearla hasta recordarla efectivamente.

Consejos para crear y recordar una contraseña exitosa

  1.     Usa una combinación de caracteres, entre números, mayúsculas y minúsculas, trata de asemejar incluso letras con signos de puntuación, por ejemplo: “i” por “¡” o “a” por “@”
  2.     Asocia la contraseña con algo personal, como una historia o frase. Recuerda que nuestro cerebro trabaja por asociación, por lo que el relacionar una contraseña con algún pensamiento personal es más fácil de recordar para nosotros y más dificil de descubrir para los extraños.
  3.     Asigna contraseñas diferentes según la necesidad. Esto es importante si tienes varias cuentas bancarias. Obviamente la idea es que las contraseñas sean diferentes. En caso que se traten de accesos a páginas web comerciales o programas de uso laboral, una buena contraseña puede ser igual y así reducir las frustraciones.
  4.     No anotes tus contraseñas o las cuentes a alguien; evita hacer este tipo de opción en caso de que tu memoria “falle” con la esperanza que las anotaciones sean un “respaldo”. En realidad tu memoria puede almacenar muchas cosas, así que no desestimes su capacidad. ¿Recuerdas cual es tu primera pelicula favorita? ¿O el mejor libro que has leído en tu vida? Estos son recuerdos que pueden tener años, y que tu guardas de manera perfectamente clara. Tu puedes desarrollar este tipo de memoria para recordar cualquier tipo de clave.

Vamos a aplicar nuestros consejos, no hay mejor forma de aprender que practicando:

¿Cuál fue el primer libro que leíste?

Respuesta: Harry Potter y la Cámara Secreta

Bueno, ya tenemos la materia básica de la nueva contraseña: un libro que recuerdas. Ahora usamos el primer consejo: mezclar caracteres mayusculas y minusculas:

Harry Potter y la Camara Secreta.

Seguidamente incluimos números. Una manera es que, como sabemos que no podemos dejar espacios entre las palabras, los rellenamos con los números:

Harry1Potter2y3la4Camara5Secreta

Ahora sustituimos carácteres parecidos:

Harry1Potte3r2y3la4Camara5S3cr3ta o H@rry1P0tt3r2y3l@4C@m@r@5S3cr3t@

Ya tenemos una claver que, por extraña que fuera, puede ser recordada. También podemos usar frases. Veamos:

Mi primer libro fue Harry Potter y la Camara Secreta

Lo podemos abreviar:

MplfHPylCS

E incluir caracteres:

MplfHPy!CS

Y cuando te preguntes cómo puedes recordarlo, simplemente piensa en la frase, y la asociaciones que hiciste ¡eso es todo! Te aconsejamos que practiques un poco para que veas lo sencillo que es. Acto seguido puedes establecer una clave de dificultad media para que, al comprobar que es sencillo recordar, le aumentes la dificultad modificando su contenido pero (y este es el secreto) sin perder el sentido original.

La memoria es una verdadera fortaleza que todos poseemos pero que no entrenamos. Puedes mejorar tu memoria recordando números telefónicos sin importar si están en una agenda o en tu teléfono inteligente. Comienza desde hoy mismo; entrena tu memoria exitosamente, y reduce estos malos momentos de olvido. Pero si quieres desarrollarla a niveles que te sorprenderán a ti y a los que te rodean, nada mejor que establecer un entrenamiento cognitivo como el que te ofrece MemorIQ.

MemorIQ es un avanzado sistema para el desarrollo de la inteligencia que te permite no sólo fortalecer e incrementar tu memoria sino también tu capacidad de atención y de concentración, tu agilidad mental, velocidad de lectura y comprensión lectora, además que te enseña efectiva técnicas de estudio. Y lo mejor es que podrás entrenar en dónde quieras y cuando quieras ya que el sistema es portátil. Y esto, con practicar sólo 15 minutos diarios.

¿Quieres saber cómo lograrlo, sin necesidad de acudir a ningún instituto, en la comodidad de tu hogar y a la hora que quieras? Llama hoy mismo por nuestra línea gratuita 01 8000 413 552, visita nuestra web www.memoriq.com o contáctanos por nuestro correo info@memoriq.com, y descubre todo lo que podemos hacer para desarrollar al máximo tus capacidades intelectuales y la de toda tu familia. Y todo esto, con tan sólo 15 minutos diarios.

MemorIQ, Piensa Diferente, Piensa Inteligente.